MENU

Gestión Integral de Proyectos: mejorar, retarse y aprender  

Gestión Integral de Proyectos: mejorar, retarse y aprender   

Gestión Integral de Proyectos participa en el desarrollo de grandes proyectos de Colombia en los sectores de petróleos, energía, minería, infraestructura, construcción e industria. Esto, a partir de un equipo de colaboradores que se sienten felices y orgullosos, lo que les permite desplegar una estrategia corporativa exitosa a todos los niveles.

La compañía ha podido evidenciar que la implementación de buenas prácticas laborales y de calidad de vida, contribuyen a la sostenibilidad de la cadena productiva, ambiental y social en beneficio de todos los ciudadanos del mundo.

José Gregorio Ramírez Fontalvo, Gerente General de Gestión Integral de Proyectos, nos habló de los beneficios de contar con un excelente Ambiente Laboral y cómo este los ha llevado a consolidarse como un Gran Lugar para Trabajar en Colombia. 

Manuel Vargas: ¿De qué manera ser certificados como un Gran Lugar para Trabajar ha contribuido de forma significativa a la consecución de mejores resultados para la organización?

José Ramírez: Ser certificados como un Gran Lugar para Trabajar, avala los procesos que se han trabajado durante años, ratifica el esfuerzo sostenido de las buenas prácticas laborales, la preocupación por mantener un clima laboral óptimo que redunda en el sentido de pertenencia y el orgullo por formar parte de la Familia GIP, lo que hace que contemos con colaboradores orgullosos de pertenecer a esta organización y motivados para hacer el trabajo.

M.V.: ¿Cuáles son los elementos que diferencian a Gestión Integral de Proyectos en cuanto a la gestión del Ambiente Laboral se refiere?

J.R.: El elemento diferenciador es la construcción, en el día a día, de una Cultura Organizacional basada en el liderazgo ético que nos permite reconocer las contribuciones individuales y brindar a los colaboradores la oportunidad de reconocer a sus compañeros. Esa cultura hace que nuestras comunicaciones sean bidireccionales, abiertas, transparentes y accesibles para todos los colaboradores de la organización. Porque ayudamos a los colaboradores a mejorar, a retarse, a aprender permanentemente y a identificar oportunidades de Formación y Desarrollo. Porque los programas de Calidad de Vida y Bienestar están diseñados para motivar a los colaboradores, y a través de ellos, hacerlos vivir los Principios y Valores organizacionales. Y finalmente porque como organización tenemos un propósito elevado, ecuménico, altruista y universal que se expresa como que “Acompañamos el desarrollo del país en Familia”.

M.V.: ¿Cuáles han sido los mayores retos y desafíos que han enfrentado como organización en los que la gestión del Ambiente Laboral ha jugado un papel fundamental?.

J.R.: El mayor reto, y más reciente, ha sido la incertidumbre que generó la pandemia. Nuestra cultura de Familia, motivada por un ambiente laboral sano y fraterno nos ha permitido superar con éxito esta transición para vivir la nueva realidad, manteniendo e incluso fortaleciendo nuestros programas con un alcance al total de la organización y con mayor frecuencia a partir de una Adaptación Inteligente al Cambio.

M.V.: ¿Cuáles han sido los mayores aprendizajes que les ha dejado el camino a ser un gran lugar para trabajar? 

J.R.: Es un proceso que implica trabajo continuo y coherencia, en el que no se pueden disminuir esfuerzos, no se pueden defraudar expectativas, cada día son nuevos momentos de verdad, para afrontar retos y la búsqueda de nuevas formas para mantener las condiciones que hagan felices a nuestros colaboradores y superar cada día el estándar de un mejor lugar para trabajar. 

M.V.: ¿Qué aprendizajes, en torno a estos nuevos cambios, les gustaría compartir con las organizaciones que trabajan en pro del bienestar de los colaboradores, la construcción y fortalecimiento de Grandes Lugares para Trabajar en el mundo?

J.R.: A través del Liderazgo es posible implementar una estrategia denominada Adaptación Inteligente al Cambio (ADI), la cual permite afrontar situaciones inciertas con coherencia, entusiasmo y empatía hacia nuestros clientes, colaboradores, y aliados, sin abandonar la esencia y las buenas prácticas implementadas en la "normalidad" anterior a la pandemia.